Recuerdos

31.01.2013 11:44
Mª Carmen Romero Garcinuño

 

El transcurrir de la vida

se asemeja a cada etapa,

como las que tiene el día.

 

Comenzamos al nacer,

como en el día amanece,

y transcurre la niñez

llegando hasta el mediodía.

 

La juventud se nos pasa

al principio de la tarde,

y llega la madurez

ya con el atardecer.

 

El ocaso nos trae

nuestra ya avanzada edad,

que con la noche cerrada,

nos dará el final del día

igual que el de nuestra vida.

 

En el ocaso paramos,

para vivir de recuerdos,

van pasando uno a uno,

todos esos años que ya tenemos vividos,

pero que en nuestra memoria

los tenemos retenidos,

y podemos recordar

todo lo que ha sucedido

recreándonos en unos,

y pasando de puntillas

en lo que no ha merecido.

 

Y así con nuestros recuerdos,

siempre podemos sentir,

que volvemos a vivir

todo aquello que queremos.

 

La película está hecha,

y de nosotros depende

revivir cuanto queramos

todo aquello que vivimos

y que en nuestra mente está

gracias a nuestros recuerdos

 

Volver